Un estudio encuentra una fuerte conexión entre el coronavirus y los accidentes cerebrovasculares, especialmente en pacientes más jóvenes.

Desde que empezo la pandemia los investigadores médicos han tratado de comprender cómo afecta el virus a otras dolencias médicas, especialmente las neurológicas.

Fuente: Universidad Hebrea de Jerusalem

A principios de 2020, el Hospital Mount Sinai de Nueva York informó que cinco pacientes más jóvenes afectados por COVID-19 experimentaron accidentes cerebrovasculares después de su diagnóstico. Este informe preocupante llevó a los investigadores a temer que el virus pudiera conducir a un aumento del riesgo de accidente cerebrovascular incluso en pacientes sin antecedentes de enfermedad vascular, como hipertensión arterial, diabetes o tabaquismo. En el último estudio más completo de esta correlación, los investigadores encontraron un aumento definitivo en la incidencia de accidentes cerebrovasculares entre los pacientes más jóvenes en comparación con un grupo de edad similar antes del inicio de la pandemia de coronavirus.

El profesor Ronen Leker de la Universidad Hebrea de Jerusalén contribuyó a esta investigación, publicada en Stroke, junto con 89 investigadores de 136 instituciones académicas de todo el mundo. El estudio analizó datos de pacientes que dieron positivo al coronavirus después de haber sido hospitalizados por un accidente cerebrovascular y otros eventos cerebrales graves. Los investigadores analizaron si había diferencias en las resonancias magnéticas del paciente después de contraer COVID-19 y después del inicio de su accidente cerebrovascular. Los investigadores también examinaron si había factores geográficos que impactaran la gravedad del accidente cerebrovascular.

De los 136 centros médicos diferentes en 32 países, al menos 71 reportaron un paciente que tuvo un accidente cerebrovascular durante su hospitalización por coronavirus o poco después. De los 432 pacientes, 323 (74,8%) tenían un ictus isquémico agudo, 91 (21,1%) hemorragia intracraneal y 18 (4,2%) trombosis venosa cerebral o sinusal. Lo más preocupante fue la alta incidencia de accidentes cerebrovasculares isquémicos en pacientes más jóvenes sin la existencia conocida de los tipos de factores de riesgo “clásicos” que contribuyen al inicio del accidente cerebrovascular. De los 380 pacientes que se sabía que habían experimentado accidentes cerebrovasculares junto con COVID-19, cerca del 38 por ciento (144 pacientes) no tenían síntomas reconocibles del virus, como tos, fiebre; el diagnóstico se produjo solo después de que ingresaron en el hospital por un accidente cerebrovascular.

“Este estudio fortaleció aún más nuestra comprensión de la conexión entre el coronavirus y los accidentes cerebrovasculares en pacientes más jóvenes, como resultado de bloqueos en los vasos sanguíneos más grandes”, explicó Leker. “En el futuro, recomendamos realizar la prueba COVID en todos los pacientes más jóvenes con accidentes cerebrovasculares, particularmente aquellos sin condiciones preexistentes conocidas. Tengo la esperanza y la confianza de que este estudio será fundamental para proporcionar una mejor comprensión del vínculo entre el COVID-19 y el accidente cerebrovascular, y brindará beneficios terapéuticos directos a los pacientes “.

Lo hemos estado esperando mucho tiempo.

Investigadores de la Universidad Hebrea revelan la evidencia más antigua de actividad humana en una cueva del desierto africano.

Fuente: Universidad Hebrea de Jerusalem

Pocos sitios en el mundo conservan un registro arqueológico continuo que abarque millones de años. La cueva Wonderwerk, ubicada en el desierto de Kalahari en Sudáfrica, es uno de esos sitios raros. El significado de “milagro” en afrikáans, Wonderwerk Cave ha sido identificado como potencialmente la ocupación de cuevas más antigua del mundo y el sitio de algunas de las primeras indicaciones del uso del fuego y la fabricación de herramientas entre los humanos prehistóricos.

Una nueva investigación, publicada en Quaternary Science Reviews, dirigida por un equipo de geólogos y arqueólogos de la Universidad Hebrea de Jerusalén (HU) y la Universidad de Toronto, confirma la fecha récord de este espectacular sitio. “Ahora podemos decir con confianza que nuestros antepasados ​​humanos estaban haciendo simples herramientas de piedra Oldowan dentro de la Cueva Wonderwerk hace 1.8 millones de años. Wonderwerk es único entre los sitios antiguos de Oldowan, un tipo de herramienta que se encontró por primera vez hace 2,6 millones de años en el este de África, precisamente porque es una cueva y no un lugar al aire libre “, explicó el autor principal, el profesor Ron Shaar, del Instituto de Ciencias de la Tierra de HU.

El equipo pudo establecer con éxito el cambio de las herramientas Oldowan (principalmente copos afilados y herramientas para cortar) a las primeras hachas de mano hace más de 1 millón de años, y fechar el uso deliberado del fuego por nuestros antepasados ​​prehistóricos hace 1 millón de años, en una capa. en lo profundo de la cueva. Este último es particularmente significativo porque otros ejemplos de uso temprano de incendios provienen de sitios al aire libre donde no se puede excluir el posible papel de los incendios forestales. Además, Wonderwerk contenía una gama completa de restos de fuego: huesos quemados, sedimentos y herramientas, así como la presencia de cenizas.

La datación de los depósitos de cuevas es uno de los mayores desafíos de la paleoantropología, también conocida como el estudio de la evolución humana. Para superar este desafío, el equipo analizó una capa sedimentaria de 2,5 metros de espesor que contenía herramientas de piedra, restos de animales y restos de fuego utilizando dos métodos: paleomagnetismo y datación de entierros. “Retiramos con cuidado cientos de pequeñas muestras de sedimentos de las paredes de la cueva y medimos su señal magnética”, describió Shaar.

La magnetización ocurrió cuando las partículas de arcilla, que ingresaron a la cueva desde el exterior, se asentaron en el piso de la cueva prehistórica, preservando así la dirección del campo magnético de la tierra en ese momento. “Nuestro análisis de laboratorio mostró que algunas de las muestras estaban magnetizadas hacia el sur en lugar del norte, que es la dirección del campo magnético actual. Dado que el momento exacto de estas “inversiones” magnéticas se reconoce a nivel mundial, nos dio pistas sobre la antigüedad de toda la secuencia de capas de la cueva ”, agregó Shaar.

El profesor Ari Matmon, director del Instituto de Ciencias de la Tierra de HU, se basó en un método de datación secundario para confirmar aún más cuándo los primeros “humanos” pudieron haber ocupado el sitio. “Las partículas de cuarzo en la arena tienen un reloj geológico incorporado que comienza a hacer tictac cuando entran en una cueva. En nuestro laboratorio, podemos medir las concentraciones de isótopos específicos en esas partículas y deducir cuánto tiempo ha pasado desde que esos granos de arena entraron en la cueva ”, explicó.

La datación de la actividad humana prehistórica en Wonderwerk Cave tiene implicaciones de gran alcance. Los codirectores del proyecto Wonderwerk Cave, el profesor Michael Chazan de la Universidad de Toronto y Liora Kolska Horwitz de las Colecciones Nacionales de Historia Natural de HU, explicaron que los hallazgos de Wonderwerk “son un paso importante hacia la comprensión del ritmo de la evolución humana en todo el mundo. Continente africano. Con una escala de tiempo firmemente establecida para Wonderwerk Cave, podemos continuar estudiando la conexión entre la evolución humana y el cambio climático, y la evolución de la forma de vida de nuestros primeros antepasados ​​humanos “.

En el extremo sur del desierto de Kalahari, Wonderwerk Cave es también un lugar de gran importancia espiritual para las comunidades locales, lo que atestigua la importancia cultural de la cueva para los pueblos del pasado y del presente. El Proyecto de Investigación de la Cueva Wonderwerk se compromete a proteger el sitio y a trabajar con las ciudades vecinas para desarrollar el potencial educativo y cultural de este lugar único.

La Universidad Hebrea lanza un nuevo centro académico para la sostentabilidad.

Centro para promover iniciativas de investigación junto con los programas de sostenibilidad del “campus verde” de la universidad.

Fuente: Universidad Hebrea de Jerusalem

Mientras el mundo conmemora el Día de la Tierra 2021, la Universidad Hebrea de Jerusalén (HU) ha anunciado su nuevo Centro para la Sostenibilidad. El Centro se está estableciendo para aumentar la investigación y la enseñanza ambiental dentro de la Universidad y para promover proyectos de sostenibilidad en todo Israel.

En los últimos años, ha habido un consenso generalizado sobre la importancia fundamental de la sostenibilidad frente a las condiciones climáticas que cambian rápidamente. El profesor Asher Cohen, presidente de HU, enfatizó que “la sostenibilidad debe ser un objetivo central de nuestra Universidad”, y agregó, “si bien hay una considerable actividad ‘verde’ en curso en toda la Universidad, no refleja la urgencia de este problema para Israel y el mundo. . “

La Universidad ha asignado inicialmente un millón de dólares para el Centro, que será dirigido por el profesor de la Facultad de Agricultura de HU, Yael Mishael, y representantes de todos los campus de HU. El Centro retendrá a becarios universitarios y estudiantes graduados, y trabajará con funcionarios gubernamentales, líderes de la sociedad civil y el sector privado para promover los esfuerzos de sostenibilidad en todo Israel. La primera iniciativa del Centro será una conferencia internacional en junio de 2021 para delinear los objetivos del Centro y las vías para posibles asociaciones.

Junto con el nuevo Centro de Sostenibilidad de HU, la Universidad anunció planes para expandir su iniciativa “Campus Verde”. Como parte de esta iniciativa, HU aumentará el uso de energías renovables, incluida la instalación de paneles solares en los campus de Rehovot y Safra, y cambiará sus sistemas de refrigeración actuales por tecnologías de flujo de refrigerante variable (VRF) que generan importantes ahorros de energía. Además, la universidad seguirá cumpliendo estrictamente con los estándares de construcción respetuosos con el medio ambiente para todos los nuevos edificios del campus.

En segundo lugar, la iniciativa pide la descontinuación gradual de todos los utensilios de un solo uso y desechables. En tercer lugar, reconociendo que el transporte de peaje pesa sobre el medio ambiente, la iniciativa “Green Campus” establece incentivos, incluidos los financieros, para alentar a los profesores y estudiantes a utilizar el transporte público y los vehículos híbridos. “Como líderes académicos en Israel y la comunidad internacional, la Universidad Hebrea debe actuar como modelo e innovador para marcar el comienzo de un planeta más sostenible y saludable”, compartió Cohen. “Estamos comprometidos con este tema con todos los medios a nuestro alcance”. Entre sus programas académicos iniciales, el Centro financiará nuevas investigaciones que promuevan la sostenibilidad, con énfasis en las colaboraciones interdisciplinarias y entre campus.

Malo para los huesos.

La Universidad Hebrea revela el impacto negativo de la comida chatarra sobre el desarrollo esquelético de los niños.

Fuente: Universidad Hebrea de Jerusalem

Un equipo de investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalén ha demostrado los vínculos entre los alimentos ultraprocesados ​​y la reducción de la calidad de los huesos, revelando el daño de estos alimentos, especialmente para los niños más pequeños en sus años de desarrollo. El estudio, dirigido por el profesor Efrat Monsonego-Ornan y la Dra. Janna Zaretsky del Departamento de Bioquímica, Ciencia de los Alimentos y Nutrición de la Facultad de Agricultura de la Universidad, fue publicado en la revista Bone Research y sirve como el primer estudio integral del efecto de productos alimenticios ampliamente disponibles sobre el desarrollo del esqueleto.

Los alimentos ultraprocesados, también conocidos como comida chatarra, son productos alimenticios que se someten a varias etapas de procesamiento y contienen ingredientes no dietéticos. Son populares entre los consumidores porque son de fácil acceso, relativamente económicos y listos para comer directamente del paquete. La creciente prevalencia de estos productos en todo el mundo ha contribuido directamente al aumento de la obesidad y otros impactos mentales y metabólicos en consumidores de todas las edades.

A los niños les suele gustar la comida chatarra. Se estima que hasta el 70% de su consumo calórico proviene de alimentos ultraprocesados. Si bien numerosos estudios han reflexionado sobre el impacto negativo general de la comida chatarra, pocos se han centrado en sus efectos directos en el desarrollo de los niños, especialmente los niños pequeños.

El estudio de la Universidad Hebrea proporciona el primer análisis completo de cómo estos alimentos impactan el desarrollo esquelético. El estudio encuestó a roedores de laboratorio cuyos esqueletos se encontraban en las etapas de crecimiento pos embrionario. Los roedores que fueron sometidos a alimentos ultraprocesados ​​sufrieron retraso en el crecimiento y su resistencia ósea se vio afectada negativamente. Bajo el examen histológico, los investigadores detectaron altos niveles de acumulación de cartílago en las placas de crecimiento de los roedores, el “motor” del crecimiento óseo. Cuando se sometieron a pruebas adicionales de las células de los roedores, los investigadores encontraron que los perfiles genéticos de ARN de las células del cartílago que habían sido sometidas a la comida chatarra mostraban características de deterioro del desarrollo óseo.

Luego, el equipo buscó analizar cómo los hábitos alimenticios específicos podrían afectar el desarrollo óseo y replicó este tipo de ingesta de alimentos para los roedores. “Dividimos la ingesta nutricional semanal de los roedores: el 30% provino de una dieta ‘controlada’, el 70% de alimentos ultraprocesados”, compartió Monsonego-Ornan. Descubrieron que los roedores experimentaron un daño moderado en su densidad ósea, aunque había menos indicios de acumulación de cartílago en sus placas de crecimiento. “Nuestra conclusión fue que incluso en cantidades reducidas, los alimentos ultraprocesados ​​pueden tener un impacto negativo definitivo en el crecimiento del esqueleto”.

Estos hallazgos son fundamentales porque los niños y adolescentes consumen estos alimentos de forma regular en la medida en que el 50 por ciento de los niños estadounidenses comen comida chatarra todos los días. Añadió Monsonego-Ornan. “Cuando Carlos Monteiro, uno de los principales expertos en nutrición del mundo, dijo que no existen alimentos ultraprocesados ​​saludables, claramente tenía razón. Incluso si reducimos las grasas, los carbohidratos, los nitratos y otras sustancias nocivas conocidas, estos alimentos aún poseen sus atributos dañinos. Cada parte del cuerpo es propensa a este daño y ciertamente los sistemas que permanecen en las etapas críticas de desarrollo “.

La Universidad Hebrea y Amazon Web Services (AWS) establecen un acuerdo de investigación de investigación cuántica.

Primer acerudo entre AWS y una institución académica israelì para desarrollar tecnologías cuánticas.

Fuente: Universidad Hebrea de Jerusalem

En diciembre de 2019, Amazon Web Services (AWS) anunció el inicio de sus iniciativas de computación cuántica. Estos incluyen un servicio de computación cuántica basado en la nube Amazon Braket, el Laboratorio de soluciones cuánticas de Amazon para ayudar a las empresas a explorar aplicaciones cuánticas y el Centro de AWS para la organización de investigación y desarrollo de Computación Cuántica.

Basado en el campus del Instituto de Tecnología de California, el Centro de Computación Cuántica de AWS reúne a investigadores e ingenieros de computación cuántica para acelerar el desarrollo de algoritmos y hardware de computación cuántica. Los esfuerzos de AWS incluyen colaboraciones con universidades para la investigación patrocinada en dominios de vanguardia. La última de estas colaboraciones está financiando a un equipo de investigadores en el Centro de Ciencias de la Información Cuántica (QISC) de la Universidad Hebrea de Jerusalén (HU) y el Instituto de Física Racah para avanzar en la comprensión de las puertas cuánticas, bloques de construcción fundamentales de las computadoras cuánticas. El profesor Retzker de HU dirigirá el grupo de investigación, como parte de su función como investigador científico principal en AWS.

Yissum, la empresa encargada de comercializar la nueva tecnología desarrollada en la Universidad Hebrea, está coordinando este proceso. La elección de Retzker y su equipo refleja el sólido historial de investigación rigurosa en el campo de la computación cuántica realizada en HU. Esta colaboración es la primera entre AWS y cualquier institución académica israelí en este campo.

La facultad de la Universidad Hebrea se dio cuenta rápidamente de que el campo de la información cuántica es una de las áreas clave en el mundo de la ciencia y la tecnología en el siglo XXI. Ya en 2011, HU asumió el desafío y abrió el QISC, donde las principales mentes académicas están trabajando actualmente para promover la investigación en este campo. Los miembros de QISC incluyen a su director, los Profs. Nadav Katz en el Instituto de Física Racah, Elon Lindenstrauss, el primer israelí en recibir la prestigiosa Medalla Fields de matemáticas, el difunto. Yaakov Bankstein y Raphael Levine, ambos galardonados con el Premio Wolf, el ganador del Premio Rothschild de Matemáticas Gil Kalai, Dorit Aharonov y Michael Ben-Or en la Escuela de Ingeniería y Ciencias de la Computación de HU.

Katz compartió, “este es un proyecto ambicioso para forjar una nueva teoría destinada a ayudar al mundo a realizar una computadora cuántica universal escalable más rápidamente. Nuestro objetivo es promover el espíritu empresarial, así como la investigación básica, que involucre tecnología cuántica, y el trabajo del profesor Retzker y sus estudiantes en el Centro de Computación Cuántica de AWS es un ejemplo maravilloso de cooperación emergente en este campo “.

En conclusión, señaló Retzker, “estamos en un momento único en la historia de la ciencia, cuando las ideas teóricas abstractas pueden progresar rápidamente para convertirse en tecnología pragmática accesible a través de servicios en la nube bajo demanda, con un impacto potencialmente enorme en la sociedad humana a lo largo del tiempo. Es un gran privilegio para mí ser parte de este proceso ”.

Los impactos del Holocausto en la salud persisten mucho después de la supervivencia.

Investigadores de la Universidad Hebrea encuentran tasas significativamente más altas de mortalidad debido a enfermedades cardíacas y cáncer entre sobrevivientes del Holocausto.

Fuente: Universidad Hebrea de Jerusalem


Un estudio de décadas de duración proporciona la base para un seguimiento cercano de las personas que han experimentado un trauma temprano en la vida y el impacto que puede tener en la salud a largo plazo.

Los efectos dañinos de la vida bajo el dominio nazi se conocen desde hace mucho tiempo y muchas víctimas han experimentado períodos prolongados de tortura física y emocional, desnutrición y exposición masiva a enfermedades. Pero una investigación reciente de la Universidad Hebrea de Jerusalén muestra que incluso para aquellos que sobrevivieron, su salud y mortalidad continuaron siendo impactadas directamente mucho después del final del Holocausto.

El estudio, dirigido por el Dr. Iaroslav Youssim y el Dr. Hagit Hochner de la Facultad de Salud Pública de la Facultad de Medicina y publicado en el American Journal of Epidemiology, investigó las tasas de mortalidad por enfermedades específicas a lo largo de muchos años entre las personas con sede en Israel. Sobrevivientes del Holocausto.

Los investigadores analizaron los registros de defunción de aproximadamente 22.000 personas a las que se les dio seguimiento desde 1964 a 2016 y compararon las tasas de mortalidad por cáncer y enfermedades cardíacas entre los supervivientes con las tasas de las personas que no vivían bajo la ocupación nazi. Entre las mujeres sobrevivientes, el estudio encontró una tasa de mortalidad general un 15% más alta y una probabilidad 17% más alta de morir de cáncer. Entre los hombres, aunque las tasas generales de muerte de los sobrevivientes no fueron diferentes de las de los no expuestos, la mortalidad por cáncer durante el período de estudio fue un 14% más alta entre la población de sobrevivientes y, sorprendentemente, la tasa de mortalidad por enfermedades cardíacas fue un 39% más alta.

“Nuestra investigación mostró que las personas que experimentaron la vida bajo el dominio nazi temprano en la vida, incluso si pudieron migrar con éxito a Israel y formar familias, continuaron enfrentando tasas de mortalidad más altas a lo largo de sus vidas”, explica el Dr. Youssim. “Este estudio respalda las teorías anteriores de que los sobrevivientes se caracterizan por una resiliencia de salud general combinada con vulnerabilidades a enfermedades específicas”. El Dr. Hochner agregó: “Estos hallazgos reflejan la importancia del monitoreo a largo plazo de las personas que han experimentado traumas graves y aclara los patrones de mortalidad que podrían surgir de esas experiencias”.

Este trabajo fue apoyado por los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU.

Ojos en el futuro

La Universidad Hebrea lanza un Programa de Maestría Internacional en “Ciudades Inteligentes e Informática Urbana”

Fuente: Universidad Hebrea de Jerusalem

Con las áreas urbanas cada vez más dominantes a nivel mundial, las ciudades enfrentan cada vez más el desafío de desarrollar el entorno urbano de manera que adopten la tecnología pero también preserven y mejoren la calidad de vida urbana. Esta motivación ha popularizado la idea de diseñar “ciudades inteligentes” equipadas para afrontar los retos y oportunidades de una ciudad en constante crecimiento.

Israel, como país con una población altamente urbanizada, está a la vanguardia en la investigación y el desarrollo de estas tecnologías, incluidos vehículos autónomos, servicios basados ​​en la ubicación, navegación celular y sistemas de rastreo que pueden usarse para mejorar la calidad de vida urbana. El reconocimiento de la necesidad de estas tecnologías ha aumentado con el advenimiento de la pandemia Covid-19. Esto ha obligado a reconsiderar muchas de las premisas clave del crecimiento y la función de la ciudad, como las densidades urbanas, las combinaciones óptimas de uso del suelo, la separación del hogar y el espacio de trabajo, las nuevas formas de movilidad urbana y el futuro de los sistemas de transporte.

Apreciando la importancia de estas tendencias en nuestra vida diaria, el Departamento de Geografía de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Hebrea de Jerusalén, en cooperación con la Escuela Internacional Rothberg, ha presentado el primer Programa de Maestría de Israel en Ciudades Inteligentes e Informática Urbana. El objetivo del programa es educar a una nueva generación de planificadores urbanos, administradores y tomadores de decisiones y equiparlos con la capacidad de integrar políticas y tecnología para el bienestar de las comunidades urbanas. El grado ofrecerá cursos relacionados con la práctica del desarrollo urbano, habilidades técnicas prácticas y cursos de campo, todos orientados a enfrentar las complejidades del crecimiento urbano inteligente.

El programa de dos semestres es administrado por la Escuela Internacional Rothberg y se imparte en inglés junto con estudiantes de todo el mundo. Los estudiantes tendrán el desafío de abordar problemas de trabajo reales y presentar soluciones tecnológicas e implementables. Los cursos se centrarán en temas como el transporte urbano, el cambio climático y su impacto en las ciudades y el diseño de infraestructura inteligente, entre otros temas relevantes.

El profesor Daniel Felsenstein, director del programa, dijo: “Este es un programa que aprovecha las capacidades de nuestra Universidad de manera que permitirá a los estudiantes obtener una apreciación de su potencial para contribuir a nuestras ciudades, tanto ahora como en el futuro. El programa les ayudará a obtener las herramientas prácticas para realizar un cambio real en este campo tan importante y en constante expansión “.

Al finalizar, los graduados del programa pueden encontrar oportunidades de empleo en muchas áreas diferentes. En el sector público, el título es relevante para trabajos en planificación urbana y gobierno local, así como para agencias públicas que se ocupan de la vivienda, el medio ambiente, la energía y la provisión de infraestructura. Las oportunidades privadas incluyen empleo en consultorías de planificación y desarrollo, empresas de TI y comunicaciones, así como desarrollo de terrenos y bienes raíces. Para aquellos interesados ​​en perseguir más objetivos académicos, el programa coloca a los estudiantes en un camino para obtener títulos de investigación adicionales en áreas como geografía, estudios ambientales y políticas públicas.

El lanzamiento de este programa coloca a la Universidad Hebrea como líder nacional en el reconocimiento de la importancia de las ciudades inteligentes para el futuro global y ayudará a introducir tecnologías nuevas y avanzadas que pueden cambiar el mundo en el que vivimos. La finalización exitosa del programa brindará a los estudiantes una Máster por el Departamento de Geografía de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad.

Julio Botton Beja Z’’L

¿Puede el estreñimiento ayudar a diagnosticar la enfermedad de Parkinson antes?

Investigadores de la Universidad Hebrea revelan una cadena de eventos fisiológicos que pueden ayudar a proporcionar nuevos métodos para el diagnóstico de enfermedades

Fuente: Universidad Hebrea de Jerusalem

Si bien la enfermedad de Parkinson es uno de los trastornos neurológicos más comunes, los médicos aún carecen de una metodología de laboratorio validada, o un biomarcador, para diagnosticarlo definitivamente. Más bien, los neurólogos se basan principalmente en un diagnóstico clínico que se basa en la aparición de síntomas motores específicos que indican que un paciente padece la enfermedad. Lo que da lugar a los síntomas motores es la pérdida de células dopaminérgicas en el cerebro. Desafortunadamente, cuando se diagnostica la enfermedad, se pierden demasiadas células de dopamina, lo que limita las posibilidades de recuperación. En cambio, los tratamientos disponibles se dirigen a los síntomas de la enfermedad de Parkinson, pero no pueden revertir la progresión de la enfermedad.

Pero un descubrimiento reciente de un equipo de la Universidad Hebrea de Jerusalén dirigido por el profesor Joshua Goldberg del Departamento de Neurobiología Médica ha identificado con éxito una cadena de eventos celulares y fisiológicos que tienen el potencial de proporcionar algo de ayuda en el diagnóstico de la enfermedad años antes. Específicamente, la investigación realizada en colaboración con el profesor Jochen Roeper de la Universidad Goethe en Frankfurt, Alemania y publicada en la revista Science Advances, plantea la hipótesis de que una posible clave para diagnosticar la enfermedad de Parkinson antes es comprender mejor el proceso fisiológico subyacente al estreñimiento, que es un Síntoma no motor común, aunque no se suele comentar, de la enfermedad de Parkinson. Es importante destacar que el estreñimiento puede ser anterior al diagnóstico hasta por 20 años.

El camino hacia este último descubrimiento se remonta a 1912, cuando el Dr. Friedrich Lewy publicó por primera vez la existencia de una acumulación de pequeños depósitos de desechos de proteínas dentro de las células cerebrales llamadas cuerpos de Lewy. Hace veinte años, los investigadores profundizaron en este hallazgo y describieron cómo estos cuerpos de Lewy se diseminan por el cerebro de los pacientes de Parkinson. Pero si bien este hallazgo se consideró potencialmente innovador, los cuerpos de Lewy permanecen clínicamente inaccesibles, lo que impide la capacidad de determinar si una persona los tiene, a pesar de que pueden estar al acecho en el cerebro durante muchos años antes del diagnóstico.

Por lo tanto, la ciencia se centró en tratar de vincular la acumulación de cuerpos de Lewy con síntomas no motores específicos conocidos del Parkinson. Estos incluían ansiedad, trastornos del sueño, pérdida del sentido del olfato y, en particular, estreñimiento. Los científicos propusieron que los cuerpos de Lewy se estaban acumulando en áreas específicas del cerebro y matando las células cerebrales que controlan el funcionamiento saludable de partes relevantes del cuerpo. Curiosamente, uno de los primeros lugares donde se encuentran los cuerpos de Lewy en el cerebro es un área que afecta la motilidad gastrointestinal, lo que proporciona una posible explicación del estreñimiento en los pacientes de Parkinson. El problema con esta propuesta es que los cuerpos de Lewy no necesariamente matan las células cerebrales y, en cambio, pueden representar el mecanismo de afrontamiento de las células. Por lo tanto, el equipo del profesor Goldberg buscó una explicación mecanicista que vincule a los cuerpos de Lewy al estreñimiento que no dependa de que maten las células cerebrales.

Con este fin, el equipo del profesor Goldberg sobreexpresó una proteína específica, la alfa-sinucleína, que ya se sabía que se agregaba como el componente principal de los cuerpos de Lewy, en las células del cerebro de los ratones que controlan la motilidad gastrointestinal. El resultado fue que la sobreexpresión de la proteína provocó que estas células cerebrales se encogieran y que su actividad eléctrica se ralentizara, lo que afectó directamente a las propiedades fisiológicas que provocaron el estreñimiento. Por tanto, es probable que este sea el proceso que también ocurre en los seres humanos en las primeras etapas de la enfermedad de Parkinson.

Según el profesor Goldberg, “hasta donde sabemos, esta es la primera vez que alguien ha descrito una cadena causal de eventos que conectan la forma en que la proteína alfa-sinucleína afecta las células cerebrales y los primeros síntomas que conocemos desde hace mucho tiempo antes de esta enfermedad”.

A nivel de diagnóstico, dice que este hallazgo puede ayudar a los médicos a detectar la enfermedad más temprano en el futuro. “Piense en un paciente de 55 a 60 años que sufre de estreñimiento. Es posible que algún día diseñemos una prueba basada en los cambios neuronales que descubrimos para determinar si hay un factor neuronal en juego que pueda insinuar el Parkinson “. Si bien admite que esto sigue siendo hipotético, “algún día en el futuro confiamos en que seremos capaces de identificar una variedad de biomarcadores -incluidos los fisiológicos, como el que proponemos- que nos permitirán diagnosticar definitivamente la enfermedad hasta el momento. antes de lo que somos capaces actualmente “.

El potencial de un diagnóstico tan precoz es enorme porque en la actualidad no existen terapias capaces de detener la progresión de la enfermedad. La esperanza es que, con la intervención temprana, ciertas terapias que no tienen éxito en una etapa posterior puedan detener la progresión de la enfermedad de Parkinson.

¿Pueden los chips reemplazar las pruebas con animales?

Investigadores de la Universidad Hebrea desarrollan chips biónicos para crear medicamentos contra el cáncer sin pruebas en animales

Fuente: Universidad Hebrea de Jerusalem

Un equipo de investigadores dirigido por el profesor Yaakov Nahmias, director del Grass Center for Bioengineering de la Universidad Hebrea de Jerusalén y fundador de Tissue Dynamic, introdujo un nuevo enfoque tecnológico que tiene el potencial de desarrollar rápidamente nuevos fármacos sin la necesidad de experimentos con animales.

Según el profesor Nahmias, “el desarrollo de fármacos es un esfuerzo largo y costoso que se define por múltiples fallas. La razón principal de este fracaso es que los experimentos clínicos se basan en última instancia en información mínima obtenida de experimentos con animales que a menudo no logran replicar la respuesta humana “.

Los principales animales utilizados en el desarrollo de fármacos son los roedores; ratones y ratas con una genética, fisiología y metabolismo diferentes a los humanos, lo que lleva a una situación en la que las terapias exitosas en roedores a menudo fracasan en los ensayos clínicos.

El equipo de la Universidad Hebrea desarrolló tecnología humana en un chip, utilizando tejidos humanos en un dispositivo, que imita la fisiología humana. Si bien este tipo de tecnología ha existido durante más de treinta años, la investigación del profesor Nahmias, publicada recientemente en Science Transitional Medicine, incorpora sensores microscópicos en el tejido humano, lo que permite al equipo monitorear con precisión la respuesta del cuerpo a tratamientos farmacológicos específicos.

“Lo que hace que nuestra tecnología sea única es que nos permite ir más allá de lo que alguna vez fue posible con la experimentación con animales. Ahora podemos insertar microsensores que nos ofrecen información en tiempo real sobre cómo funcionan los medicamentos y cuándo dejan de funcionar ”, dice el profesor Nahmias.

Utilizando esta nueva tecnología, los investigadores pudieron demostrar que un fármaco contra el cáncer de uso común, el cisplatino, provoca una acumulación peligrosa de grasa en los riñones humanos. Luego pudieron combinar esta quimioterapia con un medicamento diferente, empagliflozin (Jardiance), diseñado para limitar la absorción de azúcar en los riñones, reducir el daño por acumulación de grasa y minimizar el daño renal experimentado por los pacientes con cáncer durante la terapia.

Esta aplicación representó la primera vez que se utilizó el chip biónico para desarrollar un protocolo de fármacos evitando la dependencia tradicional de la experimentación con animales. “Esta tecnología innovadora tiene el potencial de reducir significativamente el tiempo de prueba y producción de medicamentos y al mismo tiempo evitar la necesidad de probar animales en el laboratorio. Esto ahorrará tiempo, dinero y ciertamente un sufrimiento innecesario. Nuestra empresa Tissue Dynamic continúa desarrollando herramientas innovadoras para ayudar en el desarrollo de medicamentos y ahora estamos avanzando con las pruebas clínicas y trabajando hacia la aprobación regulatoria de medicamentos específicos como una nueva forma de tratar el cáncer ”.