Investigadores de la Universidad Hebrea descubren un tratamiento prometedor para los tumores cerebrales agresivos