¿Una ascendencia compartida? Los genomas brindan una nueva perspectiva sobre el largo alcance del patrimonio cananeo.

“Los hijos de Noé que salieron del arca fueron Sem, Ham y Jafet; Ham fue el padre de Canaán. Estos fueron los tres hijos de Noé, y de ellos vinieron las personas esparcidas por toda la tierra. ”- Génesis 9: 18,19

Fuente: Universidad Hebrea de Jerusalén

Las personas que vivieron en el área conocida como el Levante Meridional, que ahora se reconoce como Israel, Jordania, Líbano y partes de Siria, durante la Edad del Bronce (circa 3500-1150 aC) se mencionan en los textos bíblicos antiguos como ” Cananeos “. Ahora, los investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalén (HU) que informan en la revista Cell tienen una nueva visión de la historia de los cananeos basada en un nuevo análisis de ADN antiguo de todo el genoma recogido de 73 individuos.

“Las poblaciones en el Levante Sur durante la Edad del Bronce no eran estáticas”, compartió el profesor Liran Carmel, quien investiga el ADN antiguo y la evolución humana. “Más bien, observamos evidencia del movimiento de personas durante largos períodos de tiempo desde el noreste del Antiguo Cercano Oriente, incluidas las modernas Georgia, Armenia y Azerbaiyán, hacia la región del sur de Levante.

“Los cananeos, aunque vivían en diferentes ciudades-estado, eran cultural y genéticamente similares”, agregó Carmel. “Además, esta región fue testigo de muchos movimientos demográficos posteriores, con personas provenientes del noreste, del sur y del noroeste”.

Carmel y sus colegas llegaron a estas conclusiones en base a un análisis de 73 nuevas muestras de ADN antiguas que representan principalmente individuos de la Edad del Bronce Media a Tardía de cinco sitios arqueológicos en todo el Sur de Levante. A estos nuevos datos, los investigadores agregaron datos previamente reportados de 20 individuos de cuatro sitios para generar un conjunto de datos de 93 individuos. El análisis genómico mostró que los cananeos representan un grupo claro.

“Las personas de todos los sitios son muy similares genéticamente, aunque con diferencias sutiles, lo que demuestra que los” cananeos “definidos arqueológica e históricamente corresponden a un grupo demográficamente coherente”, explicó Carmel.

Los datos sugieren que los cananeos descendieron de una mezcla de poblaciones neolíticas locales anteriores y poblaciones relacionadas con el Irán calcolítico y / o el Cáucaso de la Edad de Bronce. Los investigadores documentaron un aumento significativo en la proporción de ascendencia relacionada con Irán / Cáucaso a lo largo del tiempo, que es respaldado por tres individuos que son descendientes de recién llegados del Cáucaso.

“La fuerza de la migración desde el noreste del Antiguo Cercano Oriente, y el hecho de que esta migración continuó durante muchos siglos, puede ayudar a explicar por qué los gobernantes de las ciudades-estado en Canaán a finales de la Edad del Bronce llevan nombres no semíticos y hurritas “, Explicó el Dr. Shai Carmi. “Hubo conexiones fuertes y activas entre estas regiones a través de movimientos de personas que ayudan a comprender los elementos compartidos de la cultura”.

Los investigadores también estudiaron la relación de los cananeos con las poblaciones modernas. Si bien la contribución directa de los cananeos a las poblaciones modernas no se puede cuantificar con precisión, los datos sugieren que un componente más amplio del Cercano Oriente, incluidas las poblaciones del Cáucaso y las montañas Zagros, probablemente represente más del 50 por ciento de la ascendencia de muchos hablantes de árabe. y grupos judíos que viven en la región hoy.

Carmel informa que ahora están trabajando para extender su muestreo, tanto geográficamente como a lo largo del tiempo. “Queremos analizar muestras de la Edad del Hierro de diferentes áreas del sur de Levante”, dijo Carmel. “Esto puede arrojar luz sobre la composición de las poblaciones en los reinos de la región mencionados bíblicamente, entre ellos Israel, Judá, Ammón y Moab”.

Yuval Harari: la pandemia influirá en la política mundial y la economía durante décadas.

El autor de “Sapiens” dice que los asuntos actuales son más importantes que nunca, ya que el mundo vive el mayor experimento social en la historia moderna.

Fuente: www.timesofisrael.com

Durante una entrevista telefónica, Yuval Noah Harari dijo que estaba pasando sus días en casa, con su esposo. Para otros escritores y oradores más vendidos internacionalmente (y para el resto de nosotros también) eso podría implicar una caída en la productividad provocada por el brote de coronavirus. Sin embargo, en el caso de Harari, su hogar, ubicado en un pequeño pueblo entre Jerusalén y Tel Aviv, es su oficina, y su esposo es su gerente.

El trabajo continúa, tal vez mejor que nunca, ya que la falta de interrupción ayuda a Harari a seguir su mantra eterno: “Enfoque”.

Los libros del autor, entre ellos “Sapiens: una breve historia de la humanidad” y “Homo Deus: una breve historia del mañana”, han vendido millones de copias en todo el mundo. Es admirado por los lectores de diversos antecedentes educativos que aman su forma de combinar disciplinas aparentemente no relacionadas como la historia, la botánica, la microeconomía y la inteligencia artificial para dibujar una imagen general de la humanidad. Y lo hace en oraciones cortas y sencillas que son fáciles de digerir.

El historiador y profesor de 44 años de la Universidad Hebrea de Jerusalén, por lo general, no se preocupa por la política mezquina y prefiere centrarse en lo que él llama “el panorama general”. Harari se reúne con los jefes de estado y ha tomado el té con el ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y ​​con la canciller alemana, Angela Merkel, pero le preguntaron sobre estrategias políticas, por lo general se niega. “No soy un politólogo”, dice.

Sin embargo, parece que a raíz de la crisis del coronavirus, Harari ha decidido tomar otra táctica. Cuando Estados Unidos recortó los fondos para la Organización Mundial de la Salud el 15 de abril, anunció que, junto con su esposo Itzik Yahav y Sapienship, sus
empresa de impacto social: ha donado $ 1 millón al grupo internacional.

Cuando un aliado del primer ministro Benjamin Netanyahu suspendió la actividad parlamentaria el 19 de marzo aparentemente debido a la crisis de salud, congelando así el proceso político después de las elecciones del 2 de marzo en el país, el tuit de Harari de que Netanyahu estaba convirtiendo a Israel en una “dictadura” provocó una protesta de la partidarios del primer ministro. Del mismo modo, el artículo de opinión de seguimiento en el diario Yedioth Ahronoth titulado: “Este es un intento de golpe”.

Le compartimos el link de la entrevista completa en inglés: https://www.timesofisrael.com/yuval-harari-pandemic-policy-will-influence-world-politics-economy-for-decades/

El profesor David Kazhdan se convierte en el primer israelí en ganar el Premio Shaw.

El profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén recibió el distinguido Premio contribuciones al campo de las matemáticas, el primer israelí en ganar el premio.

Fuente: https://www.haaretz.com/

Kazhdan es uno de los dos ganadores en ganar el premio; compartió el Premio Shaw de $ 1.2 millones con otro investigador de la Universidad de Chicago, Alexander Beilinson. Ganaron el premio por su “gran influencia y profundas contribuciones a la teoría de la representación, así como a muchas otras áreas de las matemáticas”.

El Premio Shaw rinde homenaje a las personas que recientemente han logrado avances distinguidos y significativos en los campos de astronomía, ciencias de la vida y medicina y ciencias matemáticas.

“Este es un gran honor para mí. Por supuesto, estaba muy feliz cuando lo escuché, y estoy más que feliz de recibir el premio. Pero no hice nada, solo me he dedicado a las matemáticas toda mi vida, y no por mi propio bien. Siento que estoy en la buena compañía de académicos y matemáticos que han recibido el premio hasta ahora “, dijo Kazhdan.

Kazhdan actualmente es miembro de la Academia Nacional de Israel y de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos.

Encuesta global de 4.000 pacientes con coronavirus respalda el enlace entre COVID-19 y la pérdida de olor y sabor.

La encuesta masiva se realizo en más de 40 países a pacientes de COVID-19.

Fuente: Universidad Hebrea de Jerusalén

Se ofrece la mejor evidencia hasta la fecha del vínculo entre COVID-19 y la pérdida de olores, sabores y quimestasis: la capacidad de percibir sensaciones de enfriamiento, hormigueo y ardor de los estimulantes. como los chiles y el mentol.

Estos hallazgos eventualmente ayudarán a distinguir a los pacientes con COVID-19 de aquellos con infecciones virales comunes, como el resfriado o la gripe, y ayudarán a priorizar el suministro limitado de pruebas de COVID-19.

La profesora Masha Niv, vicedecana de la Facultad de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de la Universidad Hebrea de Jerusalén, es miembro líder del Consorcio Global para la Investigación Quimiosensorial (GCCR) que lanzó esta encuesta el 7 de abril de 2020. Extrajeron la base de datos en abril 18 para los hallazgos iniciales y han publicado sus resultados en medRxiv.

Basado en 4,039 participantes positivos para COVID-19 de todo el mundo, el GCCR descubrió que el olor, el sabor y la quimiosis se reducen significativamente durante la enfermedad. El bloqueo nasal, también conocido como nariz tapada, no parece estar asociado con estas pérdidas sensoriales, lo que sugiere que estos síntomas pueden ser una forma importante de distinguir la infección por COVID-19 de otras infecciones virales.

“Nuestros hallazgos muestran que COVID-19 afecta ampliamente la función quimiosensorial y no se limita a la pérdida de olor, y que la interrupción en estas funciones debe considerarse un posible indicador de COVID-19”, explicó Niv.

La encuesta en curso pide a los participantes que han sido diagnosticados con COVID-19 que cuantifiquen su olfato, sabor y sentidos quimiostéticos tanto antes como durante la enfermedad, y que informen cualquier obstrucción nasal. Este proyecto es distinto de los estudios previos sobre quimiosensoriales y COVID-19 en el sentido de que aprovecha un enfoque multinacional de “ciencia abierta”. La encuesta está disponible en 27 idiomas, incluidos inglés, francés, español, alemán, italiano, japonés, árabe, noruego, español, sueco y turco. Hasta la fecha, más de 30,000 respuestas han sido recaudadas a través de medios impresos, televisión, radio y redes sociales tradicionales.

“Lo que se necesita para combatir una pandemia global es un enfoque global. Eso es lo que GCCR hace mejor. Hemos aprovechado a científicos, médicos y pacientes de todo el mundo para que nos comprendan mejor el impacto de la enfermedad en varias poblaciones y nos brinden pistas significativas para un mejor diagnóstico y tratamiento de la enfermedad COVID-19 “, concluyó Niv.

Equipo de la Universidad Hebrea enseña una vieja medicina con nuevos trucos.

Investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalén han desarrollado un antibiótico inyectable con un nuevo modo de acción.

Fuente: Universidad Hebrea de Jerusalén

El antibiótico podría tener un impacto significativo en la tasa de morbilidad de pandemias como COVID-19, anunció Yissum, la compañía de transferencia de tecnología de la Universidad Hebrea.

La upirocina, un antibiótico tópico altamente efectivo, fue reformulado por investigadores de la Universidad Hebrea para permitir el suministro intravenoso, y al hacerlo, han creado nuevas propiedades para combatir las bacterias resistentes a los medicamentos. Según algunos estudios, cerca del 50% de las muertes por COVID-19 involucraron infecciones bacterianas secundarias.

De acuerdo con la Organización Europea de Resistencia a los Antibióticos (AMR), 700,000 personas mueren cada año por infecciones resistentes, y si no se logra una mejora significativa en el campo, ese número aumentará a 10 millones para 2050. Para pacientes en hospitales con sistemas inmunes debilitados, como aquellos con COVID-19, el peligro es agudo. Además, se espera que el uso intensivo de antibióticos durante esta pandemia aumente aún más este problema.

La resistencia a los antibióticos es una de las principales amenazas para la salud mundial, según la Organización Mundial de la Salud y los Centros para el Control de Enfermedades de EE. UU. El profesor Yechezkel Barenholz, investigador principal detrás del estudio, dijo: “La capacidad de tomar un medicamento existente y alterar su funcionamiento puede tener un impacto significativo en el problema de la resistencia a los antibióticos y las infecciones bacterianas secundarias relacionadas con COVID-19 y puede allanar el camino para un nuevo régimen de tratamiento. Hemos tenido resultados muy sólidos de modelos animales relevantes, y esperamos pasar a ensayos clínicos con Nano-mupirocina (la formulación nano-liposomal de mupirocina), ya que creemos que el potencial de este descubrimiento es inmenso ”. Un estudio de toxicidad realizado con Nano-mupirocina demostró un muy buen perfil de seguridad que permite ensayos en humanos.

El tratamiento innovador, que se avanzó mediante el uso de inteligencia artificial (IA), fue desarrollado principalmente por el Prof. Barenholz, quien dirige el Laboratorio de Investigación de Membranas y Liposomas en la Escuela de Medicina de Hadassah y el Dr. Ahuva Cern en colaboración con el Prof. Amiram Goldblum , todos los cuales provienen de la Facultad de Medicina de la Universidad Hebrea. La investigación recibió el apoyo del Instituto Nacional de Salud (NIH).

“Nuestro estudio demuestra cómo los nano-liposomas han permitido la creación de un nuevo antibiótico inyectable, y cómo hemos superado las limitaciones de los antibióticos existentes mediante el uso de enfoques de nanotecnología”, dijo el Dr. Cern. “Este medicamento, si se aprueba, mejora fundamentalmente el arsenal de antibióticos disponibles para tratar infecciones resistentes, incluidas las asociadas con COVID-19”.

Los investigadores de la Universidad Hebrea desarrollaron el tratamiento como parte de un estudio innovador realizado con sus colegas alemanes en el Centro Helmholtz para la Investigación de Infecciones (HZI).

El profesor Barenholz, un experto de renombre mundial en el desarrollo de fármacos basados ​​en liposomas, también desempeñó un papel principal en el desarrollo de Doxil, un fármaco de quimioterapia basado en nano-suministro utilizado para combatir el cáncer a través del cual fue comercializado por Yissum, la compañía de transferencia de tecnología de la Universidad Hebrea.

Cómo gestionar la pandemia de COVID-19 sin destruir la economía: Un nuevo estudio de la Universidad Hebrea.

En un nuevo estudio publicado en línea en www.arxiv.com, Profs. David Gershon, Alexander Lipton y Hagai Levine muestran que, basándose en datos de la vida real, Israel y otros países podrían haber controlado COVID-19 sin bloqueo.

Fuente: Universidad Hebrea de Jerusalén

En teoría, las autoridades pueden detener una epidemia utilizando el método medieval de poner en cuarentena a toda la población durante un período suficientemente prolongado. Sin embargo, el costo económico y social de un bloqueo prolongado en estos días es catastrófico en cualquier dimensión. Las consecuencias esperadas incluyen el enorme desempleo y los aspectos sociales de la cuarentena, como el aislamiento y la soledad, el bajo acceso a la atención médica, el abuso de drogas y la violencia doméstica, el hambre y los disturbios sociales y, además, la destrucción de la economía causará un enorme déficit que pesará abajo de la economía durante años. Se espera preguntar si el bloqueo es realmente necesario o si es un acto que los gobiernos provocaron demasiado tarde cuando la pandemia ya se ha extendido masivamente. A menudo, los gobiernos declaran que el objetivo del bloqueo es “aplanar la curva”, o en palabras simples, para garantizar que el sistema de salud no exceda su capacidad total. En el caso de COVID-19, la medida probable es si el número de camas en la unidad de cuidados intensivos (UCI) es suficiente para todos los pacientes que requieren UCI.

El Prof. David Gershon y el Prof. Alexander Lipton de la Escuela de Negocios de Jerusalén en la Universidad Hebrea, ambos conocidos expertos en Finanzas y Fintech y el Prof. Hagai Levine de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Hebrea, un destacado epidemiólogo de enfermedades infecciosas y El médico de salud pública, desarrolló un modelo muy detallado y preciso para calcular el consumo de camas de UCI y camas de hospital en general durante la propagación de la pandemia. El modelo considera cada una de las etapas de la enfermedad y se separa entre los diferentes grupos de población (por ejemplo, por su vulnerabilidad a la enfermedad, densidad residencial, características de comportamiento, etc.) y calcula la tasa de infección, hospitalización y camas en la UCI para las diferentes poblaciones.

El modelo fue calibrado con datos en tiempo real de artículos de investigación recientes sobre COVID-19 en diferentes países con información sobre las tasas de infección, hospitalización y casos de muerte, así como el número de pacientes en la UCI.

Según el modelo, si un país adopta una política de distanciamiento social tanto como sea posible, incluso en el trabajo, 14 días de cuarentena de cada persona con síntomas como fiebre o tos, evaluando a todas las personas con síntomas y medidas de higiene, incluidas mascarillas lugares públicos, entonces en la mayoría de los casos no hay necesidad de bloqueo. En este momento, toda la población de alto riesgo es consciente del peligro y la necesidad de protegerse en exceso en general más que la población de bajo riesgo. Naturalmente, las pruebas frecuentes son una ventaja que mejora el control de la infección, pero el modelo supone que existen limitaciones con la cantidad de pruebas que se pueden proporcionar.

Una de las conclusiones del modelo es que en países donde el número de camas en la UCI para pacientes con COVID-19 es superior a 60 camas en la UCI por millón (dependiendo de la relación entre la población de alto y bajo riesgo y el nivel de cumplimiento de la población con respecto a las medidas de higiene), entonces no es necesario el cierre y cuando el número de camas de UCI para COVID-19 por millón de personas es inferior a 60, entonces puede ser necesaria una cuarentena parcial temporal de la población de alto riesgo, pero en cualquier caso la economía y la sociedad pueden continuar funcionar.

Cuando los números que corresponden a Israel se conectan al modelo, entonces bajo los peores supuestos y sin ningún bloqueo, el número de camas en la UCI para pacientes con COVID-19 no excederá de 600. Se publicó que antes de la explosión de COVID-19 había 2000 camas en Israel y actualmente alrededor de 3000 camas. Esto significa que el bloqueo fue innecesario y podría detenerse y reemplazarse con una política responsable de comportamiento higiénico en los lugares públicos mencionados anteriormente.

Se pueden explorar los resultados del modelo de países como Suecia, Singapur, Taiwán y Corea del Sur. En todos estos países nunca hubo un cierre y el sistema de salud nunca se acercó a su capacidad máxima, a pesar de que el número de camas de UCI por población es menor que en Israel. La investigación del Instituto Gertner del Ministerio de Salud israelí proporciona otra evidencia, que muestra que el 9 de marzo, cuando la enfermedad acaba de comenzar en Israel, la tasa de infección era muy alta (el número de reproducción era 3.0) y gracias a la conciencia de la población Para la enfermedad y las medidas de precaución tomadas por la mayoría de la población, la tasa de infección disminuyó significativamente (el número de reproducción fue de 1,3 el 22 de marzo), antes del inicio del período de bloqueo. Desde el comienzo del bloqueo, la reducción adicional en la tasa de infección fue menor y muy probablemente es el resultado del comportamiento de la población y no el bloqueo en sí.

Con respecto a países como Italia, España y los Estados Unidos, donde a pesar del bloqueo de miles de personas murieron, la explicación es doble. Primero, en estos países la cantidad de personas que mueren cada año por gripe estacional es extremadamente alta, entre las razones se encuentra el porcentaje excepcionalmente alto de alto riesgo.

La Fundación Edmond De Rothschild dona 15 millones de NIS para financiar investigaciones de COVID-19 en la Universidad Hebrea.

La donación financiará a 60 equipos de investigación en Universidad Hebrea que están trabajando para encontrar una vacuna, producir métodos de prueba más rápidos y más baratos, y desarrollar tratamientos dirigidos para aquellos afectados por COVID-19.

Fuente: Universidad Hebrea de Jerusalén

El profesor Asher Cohen, presidente de Universidad Hebrea: “Desde el estallido de la pandemia, muchos investigadores y laboratorios de la Universidad han estado trabajando incansablemente para desarrollar una solución científica al desafío del coronavirus. Varios de estos esfuerzos ya están cerca del mercado”.

Baronesa Ariane de Rothschild: “Vemos la ciencia como una herramienta clave para mejorar las capacidades humanas, y es simbólico que Israel, con sus instituciones académicas y centros médicos líderes en el mundo, lidere también en este frente. La familia Rothschild está al lado de Israel y Estoy seguro de que juntos superaremos esta crisis “.

Miki Kliger, Vicepresidente de la Fundación Rothschild: “Como en el pasado, la familia Rothschild apoya al Estado de Israel durante sus tiempos difíciles. Junto con sus actividades cotidianas para reducir las brechas en la sociedad israelí a través de la educación superior, el Edmond La Fundación de Rothschild está comprometida a ayudar al Estado de Israel y a sus residentes durante esta pandemia actual “.

Profesor Reem Sari, Vicepresidente de Investigación y Desarrollo de UH: “La generosa donación de la Fundación Edmond de Rothschild acortará el cronograma para los tan necesarios kits y tratamientos de diagnóstico de corona. Me gustaría agradecer personalmente a todos los investigadores, asistentes de laboratorio y estudiantes que se han movilizado 24/7 para eliminar el virus “

Profesor Uriel Levy, Director del Centro de Nanociencia y Nanotecnología de HU: “Mi más sincero agradecimiento a los investigadores de nanotecnología de la Universidad Hebrea. Han estado trabajando las 24 horas para encontrar diversas soluciones para esta amenaza global, esfuerzos que asegurarán un rápido retorno a nuestras vidas pre-coronavirus “.

Investigadores de la Universidad Hebrea desarrollan una prueba de diagnóstico COVID-19 que es 10 veces más rápida.

La prueba utiliza materiales comúnmente encontrados en laboratorios.

Fuente: Universidad Hebrea de Jerusalén

Los medios de comunicación de todo el mundo han informado de una escasez de materiales de prueba COVID-19. Esta escasez ralentiza la tasa de pruebas y aumenta la tasa de infección, ya que miles de pacientes no diagnosticados caminan, infectando sin saberlo a poblaciones sanas y en riesgo. Ahora, el profesor Nir Friedman del Instituto de Ciencias de la Vida y la Escuela de Ingeniería y Ciencias de la Computación de la Universidad Hebrea de Jerusalén (HU) y la profesora Naomi Habib en el Centro Edmond y Lily Safra para la Ciencia del Cerebro de HU han desarrollado una forma más rápida y económica de evaluar COVID-19 utilizando materiales comúnmente encontrados en laboratorios de diagnóstico.

Las pruebas para detectar COVID-19 actualmente implica extraer moléculas de ARN de la muestra de hisopo de un paciente para ver si contienen ARN viral que confirma la presencia del virus COVID-19. El nuevo método desarrollado por Friedman y Habib puede hacer lo mismo, solo que más rápido. Como compartió Habib, “El protocolo de detección de virus que desarrollamos es de cuatro a diez veces más rápido que el protocolo actual. Se basa en perlas magnéticas y funciona tanto de forma robótica como manual. El protocolo robótico ya ha sido probado en el Hospital Hadassah y ahora está completamente desarrollado. Operacional.”

Otra ventaja de este nuevo método de prueba es su bajo precio. La prueba se basa en materiales fácilmente disponibles y fáciles de fabricar localmente, lo que lo hace significativamente más barato que los kits importados. Las cuentas magnéticas son el único elemento en el protocolo que aún debe importarse desde el extranjero. Sin embargo, estas cuentas se pueden reciclar y usar una y otra vez. Como explicó Friedman, “nuestra prueba COVID-19 reduce significativamente la dependencia de los laboratorios de factores externos. Hasta la fecha, hemos analizado cientos de muestras clínicas del Hospital Hadassah y nuestros resultados fueron idénticos a los encontrados por los kits que se utilizan actualmente”.

El siguiente paso de los investigadores es desarrollar un método que permita analizar decenas de miles de muestras simultáneamente en lugar de la tasa actual de miles de pruebas. Esta hazaña se basaría en la secuenciación genómica y los resultados, hasta ahora, son prometedores. “Nos alientan las indicaciones preliminares (y positivas) de que este método funcionará”, agregó Friedman.

Para completar sus pruebas, Habib y Friedman se han asociado con 15 investigadores y estudiantes de laboratorio de la Universidad. “Es muy conmovedor ver a un gran grupo de investigadores tan dedicados a encontrar una solución a nuestra crisis actual, una que hará que Israel, y con suerte el resto del mundo, vuelva a la normalidad”, dijo Habib. Eso, de hecho, sería una buena noticia para todos.

El equipo de investigación incluye a la Dra. Ayelet Rahat, la Dra. Masha Adam, Alon Chapelbaum, el Dr. Ronen Sadeh y el Dr. Agnes Kloschendler, junto con dos expertos en robótica, el Dr. Uri Shabi y el Dr. Moshe Cohen. El estudio fue financiado por la Fundación Cesarea.

Video del nuevo método: https://youtu.be/DuWu9uGrmrk

Dentro de la carrera por un tratamiento de coronavirus.

Los laboratorios de todo el mundo están probando 6.125 productos químicos contra las dos docenas de proteínas de COVID-19. Un profesor de la Universidad Hebrea lleva a uno de esos laboratorios.

Fuente: www.timesofisrael.com

En un pequeño laboratorio en el campus de Givat Ram de la Universidad Hebrea de Jerusalén, el profesor Shy Arkin y su equipo de tres están “arrojando químicos” a algunas de las proteínas que constituyen el coronavirus, con la esperanza de que una o más de ellas se adhieran.

O al menos ese es el tipo de lenguaje no científico que Arkin utiliza útilmente para describir la frenética investigación que se está llevando a cabo en su y miles de otros laboratorios en todo el mundo, en la batalla para contrarrestar la pandemia que ha traído gradualmente gran parte del esfuerzo humano y interacción hasta casi detenerse.

En cualquier entorno restringido que encuentre este artículo, por lo tanto, le complacerá saber que es optimista. El virus, reconoce Arkin, es particularmente devastador entre los ancianos y otros grupos de alto riesgo. Pero el distanciamiento social es al menos una medida provisional parcialmente efectiva, que le da tiempo a la comunidad científica para encontrar una solución real. Y esa solución, confía, se encontrará.

Arkin se encuentra entre los científicos que sienten que tienen una ventaja en la carrera para detener la pandemia, después de pasar cerca de dos décadas estudiando los componentes de la gripe y el SARS 1, el “predecesor notablemente similar” del COVID-19 actual, que mató 774 personas en 2002-3. Y dice que al menos algunas de las dos docenas de componentes de COVID-19 son proteínas que se sabe que son “aptas para medicamentos”, que los científicos han podido inhibir.

La raza particular en la cual él y todos esos miles de otros laboratorios están involucrados frenéticamente es probar unos 6,000 químicos, medicamentos que ya están aprobados como no tóxicos para los humanos, contra los compuestos constitutivos del virus: “Le arrojas químicos … Si uno de los químicos inhibe un componente, y ese componente es crucial para el virus, el químico es inmediatamente un posible medicamento antivirus “.

¿Suena simple? Bueno, sí y no, como esta entrevista intenta dejar en claro.

Primero en la oficina de Arkin y luego, brevemente, en su pequeño laboratorio, uno de los pocos lugares en el campus universitario que aún funciona. Mientras hablamos, mantuvimos los dos metros obligatorios separados, una tarea que se volvió un poco más difícil cuando ingresamos al laboratorio, y dos miembros de su equipo me mostraron parte del proceso de prueba.

3 Profesores de la Universidad Hebrea ganan prestigiosa beca.

$8 millones de dólares para financiar “Ideas de investigación arriesgadas”, incluyendo Gran Muralla de China y leucemia en adultos.

Fuente: Universidad Hebrea de Jerusalén

Tres profesores de la Universidad Hebrea de Jerusalén (HU) han recibido subvenciones avanzadas del Consejo Europeo de Investigación, anunció el Consejo Europeo de Investigación (ERC). Estas subvenciones financiadas por la UE proporcionan a los adjudicatarios hasta 2,5 millones de euros en “financiación a largo plazo para perseguir proyectos innovadores y de alto riesgo”. En caso necesario, la subvención también proporciona hasta 1 millón de euros en equipos y maquinaria de laboratorio.

La competencia por estas subvenciones es abrupta. De las 2.052 solicitudes recibidas, solo 185 (11%) obtuvieron fondos. Además, estas subvenciones están disponibles solo para investigadores con un historial comprobado de logros significativos. En general, Israel ganó 5 ERC Advanced Grants este año, con 3 en HU y uno en la Universidad de Tel Aviv y el Technion.

Estas subvenciones ERC no solo permitirán a los científicos avanzar en su investigación innovadora, sino que también conducirán a la creación de empleo. Unos 2.000 posdoctorados, estudiantes de doctorado y personal de laboratorio probablemente serán empleados por los 185 ganadores del ERC.

Los tres proyectos de subvención avanzada ERC de la Universidad Hebrea incluyen:

1. Profesor Yinon Ben-Neria, Inmunología e Investigación del Cáncer, Facultad de Medicina de la Universidad Hebrea. Se otorgaron 3.200.000 € para desarrollar un “Onco-Destroyer” para tratar leucemias agudas en adultos.

2. Profesor Gideon Shelach, Estudios Asiáticos, Universidad Hebrea Facultad de Humanidades. Se otorgaron 2.499.750 € para estudiar “El muro: personas y ecología en Mongolia medieval y China”.

3. Profesor Alex Lubotzky, Matemáticas, Universidad Hebrea Facultad de Matemáticas y Ciencias Naturales. Otorgado 1,628,750 € para estudiar “Estabilidad y Testabilidad: TeStability de Grupos y Códigos”. Esta es la tercera vez que Lubotzky gana una beca ERC Advanced.

Carlos Moedas, Comisionado Europeo de Investigación, Ciencia e Innovación, compartió: “Los ERC Advanced Grants respaldan a investigadores destacados en toda Europa. Su trabajo pionero tiene el potencial de marcar la diferencia en la vida cotidiana de las personas y ofrecer soluciones a algunos de nuestros desafíos más urgentes “.